La nueva sede de la escuela estará terminada en 2016, coincidiendo con su 20º aniversario

La Fundación Cristina Heeren de Arte Flamenco pone rumbo a Triana. La prestigiosa escuela de cante, baile y guitarra trasladará su sede al número 76 de la calle Pureza. Las obras de reforma del edificio, que comenzaron el pasado agosto, tienen previsto un plazo de ejecución de un año. De esta forma, la puesta en marcha del nuevo centro, el único del mundo que ofrece estudios profesionales de flamenco, coincidiría con la celebración del 20º aniversario de esta entidad privada sin ánimo de lucro, creada en 1996 en Sevilla por la mecenas norteamericana Cristina Heeren.

Según explica la presidenta, “la idea es poder reunir a todos los alumnos bajo un solo techo, ya que nuestro método de enseñanza le da mucha importancia al trabajo en equipo”. Y, por supuesto, cumplir su sueño de estar en el barrio sevillano que fue cuna del arte al que quiso consagrar su espíritu benefactor.

Después de mucho buscar, la Fundación Cristina Heeren encontró el edificio idóneo para su escuela. Y, además, en el corazón de Triana, enclave flamenco histórico. La futura sede, situada en la sevillana calle Pureza 76, contará con un total de 1.500 metros cuadrados construidos. El proyecto de reforma del inmueble, diseñado por el estudio Balbontín Arquitectos, prevé un total de diez aulas de distinto tamaño, tipología y equipamiento; recepción, secretaría, patio, salón de actos, vestuarios y almacenes, más zonas de administración en la parte del edificio que da hacia la calle Pelay Correa.

Del inmueble actual, que fue obrador y despacho de confitería hasta 2006, se conservarán la fachada y la azulejería interior. El plazo previsto de la obra, que acometerá la constructora SANOR, es de doce meses. Los trabajos en el edificio, levantado en los años 60, comenzaron el pasado agosto tras obtener la licencia, cuya tramitación administrativa se ha demorado un año y tres meses, cumpliendo de forma exhaustiva todas las especificaciones nacionales, autonómicas y municipales en materias urbanística, de afección patrimonial, impacto medioambiental y, especialmente, de normativa acústica. La iniciativa cuenta, como la totalidad de los proyectos desarrollados por la Fundación, con financiación cien por cien privada. La entidad aportaría así a la ciudad una nueva infraestructura cultural y educativa.

La historia de la Fundación Cristina Heeren comenzó en 1996 en el Barrio de Santa Cruz, en la Casa de Pérez Comendador. Diez años después, trasladó su sede central a Heliópolis, necesitando poco después un aulario adicional para baile, que se situó en El Juncal. Esta separación ha venido dificultando la aplicación del plan académico de la escuela, con un método de enseñanza basado en la cooperación entre alumnos y profesores de las tres especialidades: cante, baile y guitarra. De ahí la necesidad de volver a centralizar todos los departamentos de la escuela en un único edificio.

20 años enseñando flamenco

La apertura de la nueva sede supondrá el comienzo de una nueva etapa para la Fundación Cristina Heeren, que en 2016 celebrará su vigésimo aniversario. Durante este tiempo, esta entidad privada sin ánimo de lucro ha hecho de la escuela el buque insignia de su proyecto, con un plan académico único en el mundo orientado a la profesionalización. Más de 6.000 estudiantes han pasado por sus aulas, donde los han formado maestros como Naranjito de Triana, Manolo Soler, José de la Tomasa, Calixto Sánchez, Esperanza Fernández, Milagros Menjíbar, Javier Barón, Niño de Pura, Pedro Sierra, Eduardo Rebollar o Paco Cortés, entre otros.

Un alto porcentaje de alumnos ha emprendido carrera tras superar su formación en la escuela, entre los que destacan Rocío Márquez, India Martínez, Manuel Lombo, Argentina, Yasmin Levy, Luisa Palicio, El Choro, Lucía la Piñona, Alberto Sellés, Manuel de la Luz o Raúl Cantizano. Por esta labor, la Fundación ya ha recibido galardones como la reciente Medalla de Oro del Festival Flamenco de Lo Ferro 2015 o el Premio Nacional de Enseñanza 2012 de la Cátedra de Flamencología de Jerez. Ahora su reto es lograr el reconocimiento académico de los estudios de flamenco. Y ya ha dado el primer paso con la introducción, en este curso 2015/2016, del cante, el baile y el toque en el Bachillerato de Artes Escénicas del IES Carmen Laffón de San José de La Rinconada (Sevilla).

FUNDACIÓN CRISTINA HEEREN. 2014 ©
TÉRMINOS LEGALES / CONTACTO / FACEBOOK / TWITTER / YOUTUBE / SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN