El maestro transmitió en la Fundación Cristina Heeren su conocimiento del cante de Triana a muchos jóvenes alumnos

Paco Taranto nos dejó. Pero en la memoria de la Fundación Cristina Heeren estará para siempre. La triste noticia de su fallecimiento, el pasado 2 de septiembre en Sevilla a los 76 años, nos hizo revivir los años en los que el maestro impartió clases de cante en nuestra escuela. Aquí transmitió el legado cantaor que recibió de Oliver de Triana, El Arenero o El Quino, a jóvenes alumnos que hoy son profesionales y, por tanto, transmisores de su herencia.

Entre ellos, están Rocío Márquez, Argentina, Jesús Corbacho o Lidia Montero. Y todos ellos han mostrado en redes sociales sus sentimientos con el maestro, en lo profesional y en lo personal. Márquez decía que "igual que todos tus alumnos tuve la suerte de conocerte en distancias cortas, de reírme con tus bromas, de percibir tu libertad y de intentar captar tu eco trianero, único y personal. GRACIAS por tanto". Corbacho se expresaba así: "Y me entero de que te has ido... mi MAESTRO, mi querido y admirado PACO TARANTO... Estoy destrozado, ahora vendrán los homenajes... Utilizar las palabras "CANTE" y "TRIANA" en la misma frase era, es y será decir tu nombre".

Pero él siempre decía que ser profesor en la Fundación fue también un aprendizaje para él. Lo confesó el pasado año en Trastablaos, el ciclo de entrevistas ilustradas que organiza el CICUS de la Universidad de Sevilla en colaboración con la Fundación Cristina Heeren: "Enseñar en la Fundación Cristina Heeren me hizo estudiar mucho y darme cuenta de que todo el cante flamenco no es la soleá". En aquel encuentro, en el que fue entrevistado por José Luis Ortiz Nuevo y acompañado al toque por Raúl Cantizano, también ex-alumno, habló sobre su metodología: “Les deletreaba las letras y los tercios, les daba los cantes muy mascaditos. Les preguntaba qué sabían cantar, aunque fuera zarzuela y, poco a poco, iban cogiendo matices, dependiendo de su condición de voz”. Destacó casos como el de sus alumnos Yasmin Levy, que “me pidió que le enseñara la petenera”; el de Rocío Márquez, a quien “preparé todos los cantes mineros para el Concurso del Cante de las Minas de La Unión… y ganó la Lámpara”; o el de Argentina, que grabó los cantes de Rosalía de Triana en uno de sus discos.

Y confesó que con ellos se quedaba tranquilo de que los cantes que a él le legaron está en buenas manos: “No hay quien cante por soleá en Triana, pero sí en Huelva, en Córdoba o en Almería”. Y también en Israel o en Japón.


ABC: "Muere Paco Taranto, uno de los maestros del cante de Triana", por Alberto García Reyes



 

FUNDACIÓN CRISTINA HEEREN. 2014 ©
TÉRMINOS LEGALES / CONTACTO / FACEBOOK / TWITTER / YOUTUBE / SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN