Sí, esta vez, la ovación fue para él. Tras muchas ediciones colaborando con diversas compañías, Antonio Molina ‘El Choro’ debutaba al fin en solitario en la Bienal de Flamenco de Sevilla. Y logró el emocionado aplauso de un público que había agotado las entradas hacía unas cuantas semanas y entre quienes se encontraban compañeros de profesión como Farruquito, Ana Salazar, Jesús Carmona, Pedro Córdoba o Ángel Rojas.

Al festival sevillano se presentaba con ‘Aviso: Bayles de Jitanos’, un espectáculo dirigido por Rafael Estévez que, precisamente, hacía unas horas que recibía la noticia de su nombramiento como nuevo director artístico del Ballet Flamenco de Andalucía. Fue quien ideó esta obra sin argumento, pero con un sólido guión: “Una exposición de música y baile flamenco actual que toma como base fundamental los repertorios musicales y coreográficos adaptados, adoptados o creados por el pueblo gitano desde el siglo XVII hasta nuestros días”. 

Con esa coartada, El Choro lograba su objetivo de mostrarse como “bailaor 100% flamenco”, pero en el marco de una propuesta de alta calidad coreográfica, escénica y musical, cuya producción asumió la Fundación Cristina Heeren de Arte Flamenco en colaboración con el Instituto Andaluz del Flamenco. De ahí la importancia del equipo, formado por la bailaora jerezana Gema Moneo, los guitarristas Jesús Guerrero y Juan Campallo, los cantaores Pepe de Pura, Jesús Corbacho y Moi de Morón, y el percusionista Paco Vega; Valeriano Paños también en la coreografía; Olga García en la iluminación; Félix Vázquez en sonido y vídeo; más el staff de la Fundación en management, distribución, comunicación y administración. 

Tras lograrlo en Jerez, Madrid, Tel Aviv, Albuquerque y Huelva, la crítica sevillana también le ha dado su bendición. Marta Carrasco así lo confirma en ABC. Del baile de El Choro escribe que “es visceral, sale de dentro y eso se nota. Es un bailaor que mete los pies con la naturalidad de tener el compás en las entrañas, pero sin olvidar dos cosas importantes: los brazos y los silencios. Si empezó por bulerías como una exhalación, las cantiñas, tonás y tangos, fueron exquisitas. No me canso de ver sus remates, sin repetir ni espacio ni recurso, y por jaleos, bulerías, soleá y soleares hizo que el auditorio disfrutara con este baile añejo que sabe a joven”.

Y del espectáculo afirma: “«Aviso, Bayles de Jitanos» es una espectacular «ópera prima» llevada a cabo con cabeza: eligiendo a quien te coreografíe. Coreografiar no es obligatorio, es como los buenos vinos, se adquiere a veces con los años, aunque no siempre. «El Choro» ha creado algunos bailes, pero ha sido inteligente llamando a Estévez-Paños para contar con sus experiencias y unirlas a sus propuestas, lo que ha resultado un tándem casi perfecto. «El Choro» tiene el futuro por delante y esto no ha hecho más que empezar”.  



Lee la crítica completa en ABC.es

FUNDACIÓN CRISTINA HEEREN. 2014 ©
TÉRMINOS LEGALES / CONTACTO / FACEBOOK / TWITTER / YOUTUBE / SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN