Milagros Mengíbar

Sevilla, 1952

Milagros Mengíbar (Sevilla, 1952) es una de las grandes bailaoras de este país, ejemplo excelso del baile de la escuela sevillana. Discípula de Matilde Coral y primer premio en el Concurso Nacional de Córdoba (1974), Milagros ha sido distinguida a lo largo de su trayectoria con numerosos galardones, entre los que destaca el Premio de la Crítica (1995) y el Compás del Cante de la Fundación Cruzcampo (2005). Asimismo, destaca el Premio Nacional de Baile, otorgado por la Cátedra de Flamencología de Jerez (2005), el de la Asociación Nacional de Críticos Flamencos como Mejor bailaora del año 1996 o, en sus inicios como bailaora profesional, el Premio de Baile La Argentinita en el Concurso Nacional de Córdoba en la edición de 1974.

Ha actuado en los principales festivales flamencos de España y en distintos escenarios de todo el mundo, siendo una de las figuras principales del baile así como referente de varias generaciones de bailaores y coreógrafos. Durante un año fue profesora de baile flamenco en Japón y muchas de sus discípulas han triunfado en el Concurso Nacional de Córdoba, la Bienal de Flamenco de Sevilla o el Concurso de La Unión. Es la máxima exponente contemporánea del baile de la Escuela Sevillana con bata de cola, y una artista de exquisito refinamiento.

Artista y maestra incansable, en 2016 estrenó en la Bienal de Sevilla el espectáculo Bailando una vida, dirigido por Rubén Olmo, junto a Manolo Marín y a Ana María Bueno. Profesora de baile en cursos y festivales por todo el mundo (Japón en 2006, Mont de Marsan en 2008) forma parte del claustro de la Fundación Cristina Heeren de Arte Flamenco desde su creación en 1997, donde enseña coreografías con bata de cola, mantón y palillos y las claves de las técnicas del baile con complementos.